Mi gato no come y duerme mucho


Gato viejo que no come y duerme mucho

Además, puede haber síntomas específicos que sean indicativos de una enfermedad o condición médica específica.TopCausas del letargo en los gatosLos gatos duermen mucho por naturaleza, sin embargo, el sueño excesivo o la inactividad podrían ser un signo de enfermedad. El descanso es la respuesta natural de su gato cuando no se siente bien y podría ser una parte normal de la recuperación de una enfermedad menor o podría ser un indicador de una enfermedad más grave.

ArribaDiagnóstico del letargo en los gatosSu veterinario realizará un examen físico completo al presentar un gato letárgico. El diagnóstico puede ser complicado ya que hay muchas causas posibles de letargo en los gatos que van de leves a graves, ya que el letargo es un síntoma de muchas enfermedades y trastornos. Su veterinario necesitará un historial médico completo de su gato que incluya una descripción detallada de los síntomas para poder acotar una posible causa. Además, debe informar a su veterinario de cualquier cambio en el entorno de su gato o de las exposiciones que haya tenido recientemente. Su veterinario buscará lesiones y abscesos, problemas cutáneos, hinchazón y signos de dolor o malestar durante el examen físico que pueden ayudar a determinar la causa del letargo.

  Los gatos pueden comer mayonesa

Cómo conseguir que un gato estresado coma

Los gatos ahorran energía para cazar, lo que significa que suelen dormir entre 12 y 16 horas al día (o más). Sin embargo, si su gato duerme más de lo habitual, puede ser una señal de que algo va mal. El letargo puede estar causado por muchas afecciones diferentes, desde un simple absceso por mordedura de gato hasta problemas más graves, como enfermedades renales, diabetes o envenenamiento. Hay tantas causas diferentes de letargo en los gatos que sería difícil enumerarlas todas aquí.

Póngase en contacto con su veterinario si su gato ha estado aletargado durante más de 24 horas. Reserve una cita urgente si parece estar muy alejado, y asegúrese de informar a su veterinario de cualquier otro síntoma que haya notado, como que come menos o bebe más.

El gato no come pero bebe agua

Tras licenciarse en veterinaria por la Universidad de Nottingham, la Dra. Joanna Woodnutt pasó a ejercer la medicina de animales de compañía en las Midlands. Rápidamente se aficionó a la consulta y a ayudar a los clientes con problemas médicos como la dermatología, el comportamiento y la nutrición, todo lo que implicaba ayudar a los clientes a entender mejor a sus mascotas. Jo comenzó a escribir sobre la salud de las mascotas en 2017, dándose cuenta de que podía ayudar a más padres de mascotas. Desde entonces, ha escrito para innumerables publicaciones online e impresas y es colaboradora habitual de la revista Edition Dog. Jo vive ahora en las Islas del Canal con su marido Ian y su terrier Pixie, y están esperando su primer hijo muy pronto.

  Me da pena dejar a mi gato solo en casa

Gato que duerme todo el día sin comer

Es importante entender que la micción y la defecación inapropiadas a menudo acompañan a una condición médica subyacente y no ocurren “para vengarse del propietario”.    Un gato que orina de forma inapropiada puede tener cualquier número de afecciones asociadas a este comportamiento, como enfermedad del tracto urinario inferior, enfermedad renal, infección del tracto urinario y diabetes mellitus. También puede ser un signo de artritis, que dificulta que el gato entre en la caja de arena.

La obstrucción del tracto urinario es una señal de emergencia veterinaria. Una obstrucción es tratable, pero el momento es crítico. Una vez identificada, el gato debe recibir atención veterinaria lo antes posible. De lo contrario, podrían surgir complicaciones fatales. Los signos incluyen el esfuerzo en la caja de arena con poco o ningún resultado, el llanto al orinar y los intentos frecuentes de orinar.

  Como mantener la casa sin pelos de gato

Los gatos son animales sociales; disfrutan de la interacción con su familia humana y, a menudo, con otras mascotas. Los cambios en esas interacciones pueden indicar problemas como enfermedades, miedo o ansiedad. También pueden indicar dolor, lo que puede provocar agresividad. Por ejemplo, un gato puede atacar a un individuo que le cause dolor, como una persona que le peine las caderas artríticas o le cepille un diente enfermo.