Los gatos pueden comer higado de pollo


receta de hígado de pollo para gatos

La respuesta es un gran “sí”: servir hígado de pollo a su gato parece correcto, ya que es totalmente seguro para ellos. De hecho, es bastante apetecible para casi todos los gatos, y es posible que se enamoren de su sabor.

El hígado de pollo contiene una serie de nutrientes esenciales para el correcto desarrollo de los gatos. Tiene cantidades considerables de hierro, vitaminas A, B y C, y ácido fólico, entre otros. Por ello, está especialmente indicado para los gatos anémicos (ya que la anemia es una enfermedad por deficiencia de hierro y Vit. B). Además, tiene un compuesto llamado taurina (un ácido amino-sulfónico) que realiza algunas funciones reguladoras en los mamíferos.

El hígado es el órgano donde se almacena una gran cantidad de vitamina A. Por lo tanto, la ingesta de mucho hígado en la dieta diaria de su gato puede no ser adecuada para él, ya que puede haber riesgo de toxicosis por vitamina A. No le sirvas hígado de pollo más de 2 ó 4 veces por semana, y no dejes que constituya más del 5% de su dieta.

cuánto hígado pueden comer los gatos

El hígado de pollo pertenece a los órganos internos de los animales, ¡a algunos gatos les encanta comer! También hay sabores de hígado de pollo en la comida para gatos. A algunos padres también les gusta hacer su propio arroz para gatos con hígado de pollo. ¡¡¡Pero!!! Pero el hígado de pollo no puede servir como alimento básico, quiere comer menos, por ejemplo una semana comer una pieza o dos, y no comer hígado de pollo puramente. Es malo para su gato. Los amigos del gato informaron que después de comer tres hígados de pollo, su gato no podía moverse, orinaba y excretaba. Sus ojos estaban medio abiertos y parecían no tener ninguna fuerza. Hay informes de somnolencia y muerte por comer en exceso.

El hígado de pollo contiene principalmente proteínas, grasas, carbohidratos, vitamina A, vitamina D, fósforo y otros ingredientes. Tiene un alto valor nutricional, buena palatabilidad y un olor único, que es el preferido de perros y gatos. Pero si comer hígado durante mucho tiempo, y comer hígado solo puede aparecer algunas enfermedades.

Obesidad – debido a que el hígado de pollo es rico en grasa e hidratos de carbono, el exceso de energía en los perros y gatos que comen hígado durante mucho tiempo puede conducir a la obesidad, y la obesidad puede aumentar la incidencia de la diabetes, pancreatitis y enfermedades cardiovasculares.

pollo

Maureen Malone es escritora profesional desde 2010. Se encuentra en Tucson, Arizona. Cuando no está haciendo senderismo o montando a caballo, pasa su tiempo con su gato de rescate y los perros del rancho.

Como carnívoros, los gatos prosperan con una dieta alta en proteínas y baja en carbohidratos. La mejor comida para gatos suele ser la comercial de alta calidad, pero en algunos casos es necesario preparar comidas caseras para su felino. A la mayoría de los gatos les encanta el sabor del hígado, por lo que puede ser un gran ingrediente para darlo como golosina o en la comida casera para gatos. Un exceso de hígado puede ser un problema, así que asegúrese de consultar a su veterinario antes de iniciar una nueva dieta para su gato.

Los alimentos comerciales para gatos cumplen las normas nutricionales elaboradas por la Asociación de Funcionarios Americanos de Control de Piensos. Tanto si se opta por la comida seca como por la enlatada, suele ser la mejor opción para la mayoría de los gatos. Sin embargo, en algunos casos, los gatos pueden necesitar un alimento alternativo que usted prepare en casa. Esto puede deberse a alergias alimentarias o a otra condición médica.

arándano

Sabemos que los gatos son carnívoros. Las imágenes de gatos salvajes comiendo pájaros para subsistir han aparecido en nuestras pantallas durante mucho tiempo, y puede parecer natural alimentar a nuestro gato con las sobras de la mesa. Sin embargo, los gatos domesticados a veces procesan los “alimentos humanos” de forma diferente a la que esperamos. Muchos alimentos humanos no son tóxicos e incluso son beneficiosos para la dieta de un gato, mientras que otros alimentos, incluso algo tan poco llamativo como el pollo, pueden causar estragos en su sistema digestivo.

Cuando alguien dice que su comida “sabe a pollo”, es un cumplido. La pechuga de pollo es una gran fuente de proteínas magras y es baja en sodio y grasa. Muchos aficionados al fitness comen pollo a diario, utilizando este alimento como una forma de ayudar a construir músculo magro y mantenerlos saciados.

Además de mantener el peso y desarrollar los músculos, el pollo también está relacionado con la salud de los huesos y los dientes. El fósforo del pollo no sólo ayuda a los huesos, sino que también contribuye a que el hígado, los riñones y el sistema nervioso central funcionen bien.

Según PetMD, el pollo en pequeñas cantidades está bien, pero no debe utilizarse como sustituto de una comida constante. Además, debe estar lo más “desnudo” posible, sin aceites ni condimentos, ya que estos añadidos podrían alterar el estómago de su gato. Los expertos sugieren hervir el pollo solo hasta que esté bien cocinado, y no dar a los gatos recortes de grasa adicionales, ya que esto podría provocar pancreatitis.

  Primer dia cachorro gato en casa