Legras para herrar caballos


Por qué los caballos necesitan herraduras

Incluso las personas que nunca se han subido a una silla de montar pueden identificar normalmente una herradura; después de todo, son símbolo de buena suerte en todo el mundo. Pero para los jinetes, estas sencillas piezas de metal son mucho más que simples amuletos de la suerte: son una herramienta que puede ayudar a proteger y mejorar los pies y los cascos del caballo, permitiéndole participar en todo tipo de trabajos, desde la monta hasta el arrastre de carruajes.

¿Pero por qué necesitan los caballos herraduras en primer lugar, y todos los caballos las necesitan? Para la mayoría de los propietarios de caballos, se trata de una decisión personal: no hay una respuesta correcta o incorrecta. Todo depende de las necesidades del caballo, del tipo de trabajo que realice el animal y de las preferencias del propietario.

Una herradura es una placa artificial en forma de U diseñada para proteger y mejorar los cascos del caballo. Se han utilizado durante siglos para permitir a los caballos domesticados participar en diferentes tipos de trabajo. Un caballo que lleva herraduras se denomina “caballo herrado”, mientras que un caballo sin herraduras se describe como “sin herrar” o descalzo.

Cavallo trek regular s

Este artículo necesita citas adicionales para su verificación. Por favor, ayude a mejorar este artículo añadiendo citas de fuentes fiables. El material sin fuente puede ser cuestionado y eliminado.Buscar fuentes:  “Herradura” – noticias – periódicos – libros – erudito – JSTOR (abril de 2017) (Aprende cómo y cuándo eliminar este mensaje de la plantilla)

  Frontales para boxes de caballos

Una herradura es un producto fabricado, normalmente de metal, aunque a veces está hecho parcial o totalmente de materiales sintéticos modernos, diseñado para proteger el casco de un caballo del desgaste. Las herraduras se fijan en la superficie palmar (lado del suelo) de los cascos, normalmente clavadas a través de la pared insensible del casco que es anatómicamente parecida a la uña del pie humano, aunque mucho más grande y gruesa. Sin embargo, también hay casos en los que las herraduras están pegadas.

Desde los primeros tiempos de la domesticación del caballo, los animales de trabajo se vieron expuestos a muchas condiciones que creaban roturas o un desgaste excesivo de los cascos. Los antiguos reconocieron la necesidad de que las paredes (y a veces la suela) de los cascos de los caballos domésticos tuvieran una protección adicional a cualquier dureza natural. Una de las primeras formas de protección de los cascos se observó en la antigua Asia, donde los cascos de los caballos se envolvían en cuero crudo, piel u otros materiales, tanto con fines terapéuticos como para protegerlos del desgaste[4] A partir de los hallazgos arqueológicos en Gran Bretaña, parece que los romanos intentaban proteger los pies de sus caballos con un “hiposándalo” con correa y fondo sólido que tiene un ligero parecido con la bota moderna para cascos[5].

Caballo sin herraduras

Las herraduras están diseñadas para proteger los cascos de los caballos del mismo modo que los zapatos protegen nuestros pies. Las herraduras se popularizaron con la domesticación de los caballos como forma de proteger sus cascos en climas inhóspitos. Muchas razas de caballos no se criaron teniendo en cuenta la resistencia de los cascos, lo que dio lugar a cascos más débiles en algunas razas. Sin embargo, en condiciones normales, los caballos no necesitan herraduras y pueden prescindir de ellas, lo que se conoce como barefooting.

  Ruedas para carruajes de caballos

Los cascos de los caballos son similares a las uñas humanas, pero mucho más gruesas. Los herradores suelen clavar la herradura en la parte gruesa e insensible del casco del animal. Mientras que el centro del casco del caballo es muy sensible, la parte exterior no siente dolor. A veces el herrador opta por pegar la herradura en su lugar. Hay que tener en cuenta que el caballo puede perder las herraduras, sobre todo cuando monta en condiciones de barro.

Algunas personas piensan que los caballos no deberían llevar nunca herraduras y que, si se recortan y mantienen correctamente, un caballo puede participar en cualquier disciplina y mantenerse sano sin ellas. Muchos defensores del barefoot creen que incluso los problemas graves de los cascos que tradicionalmente se tratan con herrajes especializados por parte de un herrador pueden solucionarse con recortes naturales, cambiando la pisada del caballo y modificando su dieta. Algunos sostienen incluso que el herraje es inhumano.

Herraduras

Incluso las personas que nunca se han subido a una silla de montar pueden identificar normalmente una herradura; al fin y al cabo, son símbolo de buena suerte en todo el mundo. Pero para los jinetes, estas sencillas piezas de metal son mucho más que simples amuletos de la suerte: son una herramienta que puede ayudar a proteger y mejorar los pies y los cascos del caballo, permitiéndole participar en todo tipo de trabajos, desde la monta hasta el arrastre de carruajes.

  Cuadros de caballos blanco y negro

¿Pero por qué necesitan los caballos herraduras en primer lugar, y todos los caballos las necesitan? Para la mayoría de los propietarios de caballos, se trata de una decisión personal: no hay una respuesta correcta o incorrecta. Todo depende de las necesidades del caballo, del tipo de trabajo que realice el animal y de las preferencias del propietario.

Una herradura es una placa artificial en forma de U diseñada para proteger y mejorar los cascos del caballo. Se han utilizado durante siglos para permitir a los caballos domesticados participar en diferentes tipos de trabajo. Un caballo que lleva herraduras se denomina “caballo herrado”, mientras que un caballo sin herraduras se describe como “sin herrar” o descalzo.