La torre de los caballos azules


El beso

“La torre de los caballos azules” de Franz Marc muestra un grupo de cuatro caballos escalonados frontalmente en tonos azules. Sus cabezas están giradas hacia la izquierda y sus cuerpos musculosos, casi de tamaño natural, dominan la composición.  Los cuatro caballos, principalmente azules, están dispuestos en una grada a la derecha del centro del cuadro.

En el lado izquierdo del cuadro hay un paisaje rocoso abstracto en tonos amarillos, marrones y rojos, que está arqueado por un arco iris de rayas naranjas sobre fondo amarillo. El arco iris y la luna creciente, así como las cruces en el cuerpo del caballo, expresan la unidad del cosmos y la naturaleza.

Tras la Primera Guerra Mundial, este cuadro fue adquirido por la Galería Nacional de Berlín. Se retiró de allí como parte de la “limpieza” de obras de arte moderno bajo los nazis. Se incluyó en la “Exposición de Arte Degenerado” que se inauguró en 1937 en Múnich.

Sin embargo, en respuesta a una protesta de los veteranos, porque Marc había muerto luchando por su país en la Primera Guerra Mundial, el cuadro fue retirado y no se incluyó en la exposición cuando se inauguró en Berlín.

Retrato de arnolfini

Lexington es el corazón de la región de Bluegrass, en Kentucky, cuna de caballos legendarios y bourbons de fama mundial. A principios de la primavera, hay un toque de azul en la hierba, lo que llevó a los primeros colonos a bautizar la región como “el Bluegrass”.

  Tipos de caballos arabes

Oculta justo debajo de la superficie de nuestras ondulantes colinas, se encuentra una antigua plataforma de piedra caliza que actúa como filtro natural. El agua que pasa por este enorme sistema de filtración alimenta el suelo y los pastos que hacen crecer caballos fuertes como en ningún otro lugar del mundo. (Esas mismas aguas también producen los mejores bourbons del mundo).

Aunque nadie tiene pruebas reales de que los caballos azules existan, hay muchas historias de avistamientos en toda la región por parte de legiones de verdaderos creyentes. La leyenda cuenta que un caballo llamado “Big Lex” se volvió azul por haber pastado toda su vida en los nutridos pastos de bluegrass. Quizá encontró la fuente misma de estas aguas ricas en caliza. Esté atento a la aparición de un gran caballo azul cuando conduzca por las carreteras secundarias que albergan cientos de granjas de caballos en la zona; puede que usted mismo vea al legendario caballo azul.

Las meninas

La torre de los caballos azules (en alemán: Der Turm der blauen Pferde) es un óleo de 1913 del artista expresionista alemán Franz Marc. Se ha considerado una de sus mejores obras, pero desapareció en 1945.

La Torre de los Caballos Azules era una obra de gran tamaño, de 200 por 130 centímetros[1]. La mayor parte del cuadro está ocupada por una vista frontal de cuatro caballos principalmente azules, dispuestos en una hilera a la derecha del centro, de cara al espectador pero con la cabeza girada hacia la izquierda; el caballo principal parecía “sólo un poco menos que el tamaño natural” al menos para un escritor[2] A la izquierda de sus grupas, que forman el centro del cuadro, hay un paisaje abstracto; encima hay un arco iris naranja sobre un fondo amarillo. El caballo más adelantado tiene una media luna en el pecho y unas cruces en el cuerpo que sugieren estrellas[2].

  ¿cuánto puede valer un caballo de raza?

La Torre de los Caballos Azules es uno de los varios cuadros de animales de Marc, entre los que hay un gran grupo que representa caballos. Es uno de los más notables en los que intenta “ver y pintar a través de los ojos [del animal]”, o como dijo Paul Klee, “los eleva a su propio nivel”[15] Impresionó profundamente a muchos espectadores; uno de ellos escribió: “[El cuadro] nos tiene hechizados… Un grupo de cuatro caballos se ilumina ante nuestros ojos como una visión… El poderoso cuerpo del primer animal… parece emerger de las profundidades y detenerse inmediatamente ante el espectador”[16] La composición de la obra, muy unida, con su estructura geométrica y el uso del color -con la transparencia de una vidriera, y con una saturación decreciente a medida que el ojo se desplaza hacia arriba- establece un poderoso movimiento ascendente[17].

La chica del pendiente de perla

En este apasionante thriller literario, Jaumann combina hábilmente detalles históricos y especulaciones sobre el famoso cuadro expresionista perdido La torre de los caballos azules con una historia de obsesión que explora las nociones de autenticidad, objetividad y creatividad.

En el verano de 2017, el millonario empresario Egon Schwarzer contrata a una agencia de detectives para que investigue la procedencia de la obra maestra de Franz Marc de 1913, por la que ha pagado 3 millones de euros a un desconocido en un trato clandestino. Los seudónimos del vendedor llevan a los detectives a Berchtesgaden, en los Alpes bávaros, donde en los últimos días de la guerra las SS habían escondido tres trenes llenos de botín nazi. Fue allí, en 1945, donde tras forzar el vagón que contenía el cuadro de Marc, Ludwig Raithmaier, de once años, golpeó a su amigo Xaver hasta la muerte para evitar que éste destrozara el lienzo. Muchos años después, Ludwig está desesperado por poder volver a ver su tesoro. Proporciona una postal del mismo a un artista local y le encarga que pinte una copia, aprovechando esta tapadera para colgar el original en su salón.