Como se transportan las aves


Cómo transportar un pájaro en un avión

También se ha demostrado que el volumen de tráfico tiene una correlación negativa con la reducción de la densidad de las especies y la reproducción (Reijnen y Foppen, 2006). En concreto, las aves expuestas a ruidos fuertes experimentaron niveles elevados de estrés, como el aumento de la frecuencia cardíaca, lo que con el tiempo puede traducirse en un mayor riesgo de desarrollar estrés fisiológico y/o trastornos fisiológicos. También se ha demostrado que el ruido del tráfico interfiere en el canto de las aves, que se utiliza para atraer a las parejas y establecer y defender territorios (Kociolek et al., 2011; Jack et al., 2015). En particular, las especies que utilizan cantos a frecuencias más bajas suelen verse más afectadas por el ruido del tráfico que las que utilizan frecuencias más altas, lo que conduce a un déficit neto de esas especies a lo largo de los bordes de las carreteras (St Claire, 2003; Kociolek et al., 2011).

Los rasgos del ciclo vital también pueden ayudar a explicar las disparidades en las capacidades de dispersión de las especies. Pell y Jones (2015) observaron que las aves más pequeñas, especialmente las que dependen de la vegetación forestal para cubrirse, solían mostrar alas anchas en proporción a su tamaño corporal total; un rasgo que se sabe que ayuda a realizar vuelos cortos y acrobáticos entre la vegetación densa y que, por tanto, puede no ser adecuado para un vuelo prolongado (Norberg, 1989; Keast, 1996). Sin embargo, no todos los datos actualmente disponibles sobre la probabilidad de cruzar la carretera pueden explicarse únicamente por las diferencias en la morfología alar de las especies. Según Lees y Peres (2009), las especies de gran movilidad parecen no verse afectadas por las distancias entre parches de bosque en comparación con las especies de menor movilidad; estas últimas rara vez se observaron cruzando claros amplios. También se ha observado que las aves de mayor tamaño cruzan con más frecuencia que las de menor tamaño (Lees y Peres, 2009; Rytwinski y Fahrig, 2012). El área de distribución también parece estar estrechamente correlacionada con la probabilidad de cruzar: las especies presentes en un área más amplia, y por lo tanto en más parches de hábitat, están más dispuestas a moverse entre parches de bosque que las especies que estaban más restringidas en su área de distribución/hábitat. Por último, se ha comprobado que la tendencia a la bandada en las aves restringe el movimiento entre parches, siendo mucho menos probable que las especies gregarias se crucen en comparación con las solitarias (Lees y Peres, 2009).

  Coccidiosis en aves tratamiento

Servicios de transporte de aves de compañía

Las especies de aves y pájaros se transportan en cajas desechables especialmente diseñadas de acuerdo con la normativa de la IATA. Las cajas se construyen a medida y se fabrican con materiales desechables que proporcionan un transporte higiénico y seguro.

Los orificios de ventilación y los lados abiertos permiten una ventilación eficaz. Los separadores externos de madera proporcionan un espacio adecuado entre las cajas para mantener un flujo de aire constante. Nuestro equipo de vuelo observa a los animales a lo largo de cada vuelo, controlando las condiciones del avión para mantener el clima ideal.

Para el transporte de aves de corral y otras, incluidas las especies exóticas y en peligro de extinción, existen directrices estrictas. Como miembros de la IATA y la ATA, nuestro equipo tiene un amplio conocimiento de la normativa sobre animales vivos (LAR) y de las diversas y profundas legislaciones y protocolos en torno al transporte de carga viva por vía aérea.

  Reconocer aves rapaces en vuelo

A lo largo de los últimos 30 años, Intradco Global ha desarrollado un enfoque práctico de la manipulación de cargas difíciles. Los clientes de una gran variedad de sectores confían en nosotros para proporcionar soluciones inventivas, creativas y fiables para los requisitos de flete aéreo más exigentes.

Cómo importar aves de Australia

Nuestro personal de la enfermería está disponible, con cita previa, de 9 a 16:30 horas, los siete días de la semana para admitir aves heridas, pero debemos confiar en las personas que las encuentran para que nos las traigan para su cuidado.    Por favor, llame a la enfermería al 908-647-2353 para concertar una cita si ha encontrado un pájaro herido. Si encuentra un pájaro que necesita ayuda, lea la sección titulada Captura, manipulación y transporte para conocer las instrucciones completas y las precauciones de seguridad, y luego siga los pasos siguientes:

Los petirrojos, los cuervos, los cardenales, las palomas y otras aves cantoras, además de muchas otras especies, son aves altriciales. Los polluelos crecen rápidamente, se empluman y, dependiendo de su especie, abandonan el nido en dos o cuatro semanas. Cuando abandonan el nido, o en la terminología de las aves, empluman, las crías se llaman volantones. La mayoría de los volantones siguen siendo atendidos y alimentados por sus padres (incluso en el suelo) durante un breve periodo de tiempo hasta que son completamente independientes.

Los polluelos precociales suelen nacer en nidos en el suelo y permanecen con sus padres hasta que son autosuficientes. Codornices, faisanes, gaviotas, patos, gansos y aves costeras son algunos ejemplos de aves precociales.

Jaula de transporte de aves

Las garrapatas pueden ser transportadas a grandes distancias y a través de las barreras geográficas por los huéspedes aviares. Durante las migraciones de primavera de 2003 a 2005, se examinaron 9.768 aves paseriformes de 4 observatorios de aves a lo largo de la costa sur de Noruega en busca de garrapatas. En total, 713 aves portaban 517 larvas y 1.440 ninfas. La mayor prevalencia de infestación por garrapatas se observó en los zorzales y en la chocha perdiz (Prunella modularis). El grado de infestación por garrapatas varió durante cada estación, entre localidades y de un año a otro. Los mirlos (Turdus merula) capturados en localidades con muchas garrapatas presentaban una mayor infestación que los de localidades con pocas o ninguna garrapata, lo que sugiere un reclutamiento local de garrapatas. En un estudio similar realizado durante 1965-1970 en dos de los observatorios de aves del presente estudio se encontraron garrapatas en el 4,2% de las aves, mientras que nosotros encontramos una infestación del 6,9% en las mismas localidades (P < 0,001). Con la excepción de 10 ninfas y 1 larva, la garrapata predominante fue Ixodes ricinus. También se encontraron siete ninfas de Hyalomma rufipes y una larva de Dermacentor sp. Hasta ahora no se había encontrado ninguna especie de Dermacentor en Noruega.