¿Cómo defienden los gatos su territorio?


Vídeo recopilatorio de peleas de gatos | 4K

Es imposible estimar lo bien que se tolerará cualquier pareja o grupo de gatos en particular. Algunos gatos son inusualmente territoriales, y puede que nunca se adapten a compartir su casa, y que les vaya mejor en una familia de un solo gato; mientras que otros gatos pueden vivir bien juntos en una familia de varios gatos. Los factores que determinan cómo se llevarán los gatos no se conocen del todo. Las experiencias tempranas, por ejemplo, pueden influir mucho en el temperamento de un gato. Un gato que ha sido bien socializado (ha tenido experiencias agradables con otros gatos durante su gestación) probablemente sea más sociable que los que no han estado con muchos otros gatos.

También los “gatos de la calle” que tienen la costumbre de pelearse con otros gatos para defender su territorio y sus recursos alimenticios, pueden no adaptarse nunca a vivir en un hogar con varios gatos. Los factores genéticos también pueden influir en el temperamento de un gato, por lo que es probable que los padres amistosos produzcan crías amistosas.

Sin embargo, si se producen agresiones, es importante saber que la mayoría de los problemas de agresión entre gatos pueden resolverse con éxito. Para ello, es posible que necesite ayuda, tanto de su veterinario como de un especialista en comportamiento animal que conozca el comportamiento de los gatos. Es posible que los gatos con problemas de agresividad nunca sean los mejores amigos, pero a menudo pueden aprender a tolerarse mutuamente con un conflicto mínimo. Trabajar con los problemas de agresividad entre los gatos de la familia requerirá tiempo y compromiso por su parte. No se rinda sin consultar a los expertos adecuados.

  Nombre de aves acuaticas

El gato protege al dueño de la casa

La sección principal de este artículo puede ser demasiado corta para resumir adecuadamente los puntos clave. Por favor, considere la posibilidad de ampliar la cabecera para proporcionar una visión general accesible de todos los aspectos importantes del artículo. (Mayo 2021)

La comunicación entre los gatos es el intercambio de información entre ellos, y entre los gatos y los humanos, que tiene un efecto en su comportamiento actual o futuro. Necesitan comunicarse entre ellos para crear vínculos y relacionarse; necesitan colaborar, jugar y compartir recursos. Cuando se comunican con las personas, lo hacen para conseguir lo que necesitan o quieren, como comida, afecto o juego.

Los gatos utilizan diversos métodos de comunicación, como el vocal, el visual, el táctil y el olfativo. Los gatos sólo maúllan para comunicarse con las personas, no con otros animales. Por ello, los métodos de comunicación de los gatos se han visto muy afectados por la domesticación[1]. Se han estudiado hasta 21 vocalizaciones diferentes de los gatos[2]. Actualmente es evidente que los gatos domésticos maúllan más que los gatos salvajes[3].

En 1944, Moelk publicó el primer estudio fonético de los sonidos de los gatos[4]. Escuchó cuidadosamente a sus propios gatos y organizó sus sonidos en 16 patrones fonéticos divididos en tres categorías principales. También utilizó un alfabeto fonético para transcribir o escribir los diferentes sonidos[5]. Afirmó que los gatos tenían seis formas diferentes de maullidos para representar la amabilidad, la confianza, la insatisfacción, la ira, el miedo y el dolor. Moelk clasificó otros ocho sonidos relacionados con el apareamiento y las peleas escuchando a los animales en su patio y en la calle.

  ¿cuáles son las clasificaciones de las aves?

8

Cuando la fuente del estrés es un enemigo conocido y el desafío ha sido enfrentado mediante la lucha o la huida, su miedo disminuye y vuelve a un estado normal. Cuando un gato no puede reconocer la fuente de su miedo, o no puede evitar una fuente de miedo recurrente, puede provocar una ansiedad que podría volverse crónica. El gato debe convivir con el estrés o adoptar comportamientos negativos y perjudiciales. Los gatos con estrés crónico tienden a desarrollar enfermedades.

En momentos de caos (por ejemplo, cuando hay trabajadores en la casa), coloque a su gato en una habitación donde se sienta seguro y tenga todo lo necesario. Recuerde que a los gatos les tranquilizan mucho los olores familiares.

Si no se puede eliminar un factor estresante, reduzca o elimine el estrés mediante la desensibilización sistemática y el contracondicionamiento. Premiando a su gato con comida y atención cuando lo expone a un estímulo temido, aprende a asociar una experiencia placentera con el objeto que teme.

Por ejemplo, ponerlo en un transportín es una fuente común de estrés para muchos gatos. En primer lugar, pruebe a dejar el transportín en un lugar en el que su gato descanse a menudo. Mantenga la ropa de cama en el transportín y rocíelo ligeramente con feromonas calmantes (por ejemplo, el spray Feliway o la línea Spirit Essences de Jackson Galaxy) para que se sienta más cómodo y menos asustado. Guiar al gato hasta el transportín con golosinas también facilitará los viajes.

Compilación de ataques furtivos de gatos | 4K

Como especie autosuficiente y cazadora solitaria, el gato evita el conflicto físico como una amenaza para la supervivencia, ya que cualquier pelea abierta podría causar lesiones, incapacidad para cazar y, en consecuencia, la muerte. El sistema de comunicación del gato: la vocalización, la postura corporal, la expresión facial, el marcaje con el olor, se utiliza principalmente para evitar el conflicto y difuminar la tensión, sin embargo, la lucha se producirá si las circunstancias particulares lo dictan como la única opción o incluso posiblemente cuando el agresor está seguro de que el oponente no tomará represalias.

  Como construir una casa para aves

Hay una serie de razones por las que se producen agresiones entre gatos, ya sea dentro del hogar o en el territorio exterior. La mayoría de los gatos intentarán defender su territorio, o al menos la zona que consideran más importante para ellos, contra la invasión de otros. Los gatos asertivos del vecindario pueden buscar activamente oportunidades para ampliar su territorio y los gatos menos seguros de sí mismos representan objetivos fáciles. Si los gatos no pueden o no tienen éxito en la defensa de su área de distribución, podrían llegar a estar confinados en casa, ya que sus límites se han reducido tanto que las salidas al exterior se vuelven demasiado peligrosas.